La Edad del Juicio

bear-bench-blur-207906

El sábado pasado mi hijo cumplió siete años. Cuando yo era niña, recuerdo que mi abuelita decía que a esa edad a uno “le llegaba el juicio”, pero nunca entendí su significado hasta que me tomé la tarea de leer al respecto.

A través de la historia, los siete años representan el crecimiento que deja atrás la infancia. Al rededor del mundo, esta es la edad en la que la educación formal comienza y por ende, las expectativas sociales cambian y los privilegios y responsabilidades aumentan.

En la época medieval, a los siete años los niños se convertían en aprendices de talentos y habilidades de sustento como zapatería, soldadura o marroquinería, entre otros.

El Derecho Canónico del Catolicismo contempla esta edad como el uso de la razón para recibir la primera comunión, y de acuerdo con el sistema legal English Common Law–uno de los más utilizados en el mundo–un individuo de siete años es considerado responsable de sus actos ante la ley.

Por otro lado, la teoría del afamado psicoanalista Sigmund Freud contempla los siete años dentro del Período de la Latencia, en el cual se desarrollan las habilidades sociales y de comunicación, así como la autoestima.

Durante mi búsqueda encontré un artículo muy interesante publicado en el portal de Scholastic –una de los publicaciones más influyentes de educación infantil en Estados Unidos desde 1920–sobre la edad de la razón y su relación con la imagen de la verdad en la niñez.

Según el artículo, a los siete años los niños diferencian entre lo que está bien y lo que está mal, más allá de complacer lo que los padres o adultos les piden. En otras palabras la conciencia nace.

Esta es la edad en la que los niños “sapean” o incriminan al compañero de clase que rompe las reglas ante la profesora, o en mi caso, ante mi esposo. ¡Mi hijo parece un policía llamándome la atención cada vez que digo una mala palabra!.

Basado en todo lo anterior me pregunto, ¿cómo es posible que mi hijo tenga la capacidad de discernir entre lo que está bien y lo que está mal con más conciencia que los “doctores” nombrados por el premio Nobel de Paz, Juan Manuel Santos, para administrar la implementación del Acuerdo de Paz?

¿Cómo es posible que las personas involucradas en el tráfico de influencias y los desvíos de dineros dentro del Fondo Colombia en Paz y la Alta Consejería del Posconflicto no se hayan detenido a pensar que, mientras se enriquecían con contratos entre sábanas, le robaban la paz a todos sus compatriotas?

Aunque tuve mis reparos durante el Proceso de Paz en Cuba, mantuve la esperanza en la implementación de los proyectos, que en teoría, ofrecían alternativas para que miles de ex-combatientes cambiaran las balas por las semillas.

Pero los funcionarios al cuidado de la infancia de la paz resultaron ser niñeras inexpertas que la están dejando asfixiar. Tengo el corazón partido. La epidemia de la corrupción nos volvió a hacer trampa y la estabilidad de la paz entró en cuidados intensivos.

Gracias por leer y compartir.

Xiomara Spadafora

Esta columna fue patrocinada por Zellner Insurance Agency. Muchas cosas en la vida no tienen seguro. Para todo lo demás, llama a Zellner (888) 208-8119

6 Replies to “La Edad del Juicio”

  1. A Colombia ya no le cabe un escandalo mas. La corrupcion tenia que llegar hasta el punto mas algido, los aportes de los paises garantes de la tan llamada y anhelada paz.
    Que futuro tendran nuestras proximas generaciones cuando sus gobernantes son corruptos y solo saben mentir y robarse hasta lo mas sagrado. Excelente y sentida reflexion!

    Le gusta a 1 persona

  2. La corrupción invadió el mundo y Colombia no se libró. Que triste cada día se sabe algo peor y ahi seguimos sin hacer algo para erradicarlo. Vendrá otro diluvio universal ???? Líbranos diios !!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Lo bueno se destapó la olla y los países donantes y el empréstito adquirido nos deja más endeudados tanto campesino y yo víctimas de ese conflicto que resultó ser el gran negocio (la guerra)

    Le gusta a 1 persona

  4. Regrese al pais hace 2 años y hasta que comenzo el proceso de paz estuve absolutamente orgullosa y enamorada de mi pais, al que amaba con sus maravillas y aceptaba sus errores tambien… vote por el no, porque veia venir tantas cosas riesgosas que no me gustaba ese acuerdo… nunca fui enemiga de la paz que tanto anhelaba y hasta me senti muy orgullosa del pueblo colombiano que fue capaz de tomar una decision contra todo pronostico y publicidad…. pero a partir de ahi comenzo a dolerme mi pais… sigo orgullosa de su pueblo, pero lloro por su gobierno, que cada vez me hace sentir mas verguenza por lo que esta ocurriendo…. ruego a Dios que el pueblo abra los ojos y sepa elegir a las pesonas con capacidad para devolverle el honor a un pais que sigue siendo espectacular, con un solo lunar negro: sus gobernantes y funcionarios publicos

    Me gusta

      1. Asi es… vivi 15 años en usa y de verdad que soñaba cada dia con volver… pero este no es el pais que yo soñaba… se parece mas a una pesadilla que nunca imaginaba… Diosito, te pido un milagro para mi pais… para que volvamos al camino correcto y de verdad podamos vivir en paz

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s