¡Perro Cambio!

El pasado fin de semana fue el puente más lluvioso de todo el año. Mis pobres perritos, Rusty y Sasha, me miraron fijamente por cuatro días con la esperanza de que volviéramos a nuestras caminatas de la tarde. Cada vez que me veían ponerme los tenis, empezaban a batir la cola.

Pero su entusiasmo se desvanecía, cuando se daban cuenta que la única que iba a caminar era yo, en la trotadora. Podía escucharlos renegar entre las muelas: “¿Por qué le gustará caminar en ese aparato? ¡No hay nada que oler!

El domingo por la tarde, paró de llover por una hora así que alisté a los perritos para un paseo. Cuando salí a la calle, ví a mis vecinos que regresaban de su caminata con Stella, la perra salchicha peluda más hermosa del mundo. Sin embargo, algo lucía diferente. Otras cuatro patitas casi pasaron por encima de ella, al tiempo que una cola se batía como un pompón de porrista. Era Skippy, el nuevo chico del barrio.

Rescatado de Carolina del Norte, este perro salchicha color caramelo–mezclado con Golden Retriever–se ganó la lotería, pues mis vecinos son una familia increíble y unos papás perrunos maravillosos. Hasta mis perros se querían mudar con ellos, luego de que los cuidaron durante nuestras vacaciones en Colombia. ¡Cría cuervos y te sacarán los ojos!

Conversamos en la calle unos minutos sobre el ajuste de Stella con su nuevo hermanito, y mientras tanto, Rusty le gruñó a Skippy y Sasha le olió la cola. Nos despedimos y nos fuimos a caminar. Tan pronto dimos la vuelta en la esquina, empezó a llover y me tocó halar a Rusty y Sasha para la casa en medio de reclamos y gemidos.

Skippy me hizo recordar el día que Sasha llegó a nuestro hogar hace seis años. Rusty era el Rey de la Casa. Dormía en nuestra cama, era el dueño de todos los huesos y juguetes, y miraba televisión en el regazo de mi marido todas las noches. Hasta que un día, regresamos de la calle con la perra más desgalamida y sucia que encontramos en el sitio de adopciones.

Rusty la olió,  la miró con desdén y luego empezó a chillar. Estoy segura que estaba diciendo: “¿Será que alguien me puede explicar qué está pasando aquí? ¿Quién es esta perra? ¡De una vez les digo, ella no va a dormir en mi cama!

Rusty tiene personalidad de gato y aunque hoy en día se llevan bien, estoy segura de que él guarda la esperanza de que vengan a llevársela algún día. Ahora, ¿Por qué Rusty reaccionó de esa manera? Porque simplemente no le gustó el cambio. ¿A quién le gusta? Cambiar, es problamente uno de los retos más difíciles de cualquier ser vivo enfrenta en su vida. Cada uno de nosotros estamos acostumbrados a las circunstancias específicas de nuestro entorno. Hasta una planta, que está acostumbrada a estar en el sol, reacciona violentamente si se le pone en la sombra.

Más allá, el cambio es dinámico. Algunas veces somos afectados por un cambio y otras veces somos nosotros los que cambiamos las condiciones de otras personas. Cuando mi hijo nació, la vida de Sasha cambió para siempre, pues él la veía como un pony y trataba de montarla como un vaquero cada vez que ella se acercaba. Estoy segura de que Rusty le dijo algún día: “¡Ahora sí entiendes lo que yo sentí cuando tu llegaste a esta casa!

En 2007, cuando trabajaba vendiendo seguros de construcción, leí el libro Who moved my cheese? (¿Quién movió mi queso? en español), por recomendación del vicepresidente de ventas de esa época. Los cambios en la economía de Estados Unidos y el desplome de las comisiones fueron momentos difíciles de comprender.

El propósito del libro, es identificar qué actitud tenemos frente a los eventos que cambian nuestras vidas y ayudarnos a ver el cambio, no como una amenaza, sino como una oportunidad.

Pensar como un ratón me enseñó a ver el cambio como un inter-cambio, porque de esta manera no siento las manos vacías. Siempre trato de aprender una lección para sentir que saqué alguna ventaja. Así que, no importa si el queso lo mueven, se lo comen o se lo roban, yo siempre me apresuro a pegarle un mordizco antes de que se eche a perder.

Gracias por leer y compartir.

Xiomara Spadafora

Volver a xiomaraspadafora.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s