Del afán no queda sino el cansancio 

4.1.1

Mis pasadas vacaciones en Colombia me dejaron, además de varios kilos de más, una nueva filosofía de vida. Los días que pasé en Casanare y el Altiplano Cundi-Boyacense me hicieron reflexionar sobre la manera cómo existo en el tiempo.

La realidad es que la Tierra rota a la misma velocidad, en cualquier longitud o latitud del planeta, y nada en el universo lo puede cambiar. Mientras mi tío–cultivador de arroz–vive su vida literal y metaforicamente a la velocidad de la luz, es decir sin afán, yo paso mis días como ratón de laboratorio, corriendo en una rueda de metal sin llegar a la meta. Seguir leyendo “Del afán no queda sino el cansancio “

Amores que queman

Xiomara Spadafora Love Burns.jpg

Durante el fin de semana mi esposo vio en las noticias el caso de una joven en Clearwater, Florida la cual fue detenida por incendiar un vehículo en la vía pública. Aparentemente quería vengarse de su ex-novio pero se equivocó de carro. El dueño del vehículo mandó el video a la policía y la delicuente fue arrestada unos días después.

No tengo ni idea qué le hizo el novio a esa muchacha, pero la historia me sirvió para bromear con mi esposo luego de que a los dos se nos olvidara nuestro aniversario número ocho la semana pasada. Seguir leyendo “Amores que queman”

Arreglatodo

IMG_1249

El domingo pasado mi esposo me cumplió una promesa, no sin antes echarle unas buenas puyas. El día anterior su compinche de golf nos invitó a un asado que se convirtió en un programa talk show. El bando de las esposas nos quejamos de los maridos por ser tan flojos y no hacer los arreglos pendientes de la casa, y los esposos se justificaron culpando la falta de tiempo. Al final, yo le dije al mío que iba a contratar un contratista arreglatodo.

Mi esposo es un hombre muy especial; es astuto como un zorro, pero desorganizado como un niño. Si le pido que me ayude a mover un mueble o arreglar algo en la casa, me tuerce los ojos como un adolescente. Sin embargo, cuando se empeña en algo, no hay poder humano que lo haga desistir. Seguir leyendo “Arreglatodo”

Los Beneficios del Golf

Xiomara Spadafora Beneficios del Golf

Antes de casarme, pensaba que el golf era un “deporte” generalmente para hombres panzoncitos a quienes les encantaba dar vueltas alrededor de un parque montados en un carrito de pilas. No entendía el objetivo del juego–fuera de la excusa para tomar whiskey y fumar cigarros. Sin embargo, desde que mi esposo empezó a jugar de nuevo hace un par de años, ahora me encanta este deporte y hasta sueño en secreto con tener un carrito de golf.

El golf ha traído muchos beneficios a mi familia. Primero que todo, hace que mi marido se ausente de la casa por cuatro o cinco horas durante el fin de semana lo cual evita que me haga desorden.

Por ejemplo, siempre puedo adivinar con certeza hacia dónde caminó luego de sacar unas galletas de la alacena, ya que deja un camino de moronas en el piso como si fuera Hansel. Esto me convierte en la Bruja del cuento, ¡pues me provoca meterlo al horno y comérmelo!

Seguir leyendo “Los Beneficios del Golf”

¿SERVICIO AL CLIENTE?

El jueves pasado llegó por correo a mi casa una caja gigante a las seis de la tarde. Cuando la abrí, había tres cajas adentro, las cuales tenían el logo de Comcast Xfinity—la compañía de televisión por cable. Inmediatamente la sangre se me congeló, pues recordé que habíamos decidido reemplazar a Direct TV, lo cual significaba que mi esposo tenía que instalar el nuevo servicio. Seguir leyendo “¿SERVICIO AL CLIENTE?”

¡Qué Viaje!

IMG_0209Mis perritos Rusty y Sasha tuvieron “el viaje de su vida” el jueves pasado. Debido a que los perros se estresan mucho durante las limpiezas de los dientes es necesario anestesiarlos, y la verdad yo no los culpo. Cuando yo voy al dentista, siempre pido el gas relajante—o gas de la risa que llaman en Estados Unidos—porque de lo contrario ¡yo también mordería a la higienista! Seguir leyendo “¡Qué Viaje!”

Mente loca en cuerpo sano

XiomaraSpadafora-Si Mi Amor

La semana pasada mi esposo empezó a cojear de un momento a otro. Le pregunté: “¿Estás bien?” a lo que me contestó, “Sí mi amor, estoy bien…” Un par de días después seguía igual y empezó a quedarse callado–esa es mi señal para saber que algo serio le esta pasando. Volví y a preguntarle, “¿Estás bien?” y me volvió a contestar, “Si mi amor, estoy bien…”, mientras estiraba las piernas en la sala de televisión, con gemidos y malas palabras entre los dientes. Seguir leyendo “Mente loca en cuerpo sano”

Camino al Altar

XiomaraSpadaforaDelamano

El sábado pasado mi esposo y yo asistimos a una boda preciosa. Planeada a la perfección y exuberante en simpleza, permitió que el amor fuera el invitado de honor. La joven pareja intercambió promesas al frente de un río, con familiares y amigos como testigos, y se embarcaron en una emocionante travesía.

El padre de la novia, nuestro amigo, le dijo algo a su hija y al novio cuando la entregó en el altar pero nadie alcanzó a escuchar porque el viento soplaba muy fuerte. Luego, durante la recepción, le pregunté y me dijo, “Simplemente les pedí que siempre recordaran la felicidad de este día, pues los ayudaría a pasar los momentos difíciles“.

Para esa hora, ya me había tomado varios tequilas así que se me encharcaron los ojos en un segundo y me imaginé hablándole a mi hijo y a su futura esposa en algunos años.

Seguir leyendo “Camino al Altar”

Valentines Trasnochados

FullSizeRender (11)
El corazón hecho por mi pequeño “Valentín” en el colegio.

Mi esposo y yo siempre hemos celebrado el Día de San Valentín al estilo de un romántico bolero Cubano. Nos aseguramos de guardar energía durante el día, para en la noche, prender los motores y “correr una maratón” después de acostar a nuestro pequeño. Sin embargo, el domingo pasado, lo único que se prendió fue la máquina de hacer terapias respiratorias de mi hijo para combatir su primer ataque de asma de la temporada. Seguir leyendo “Valentines Trasnochados”

La Súper Totuma

MyFirstSuperBowl-XiomaraSpadafora
Definitivamente el hambre de mi esposo se vió reflejado en la cantidad de costillas que compró para tres personas.

Por primera vez el domingo pasado ví el Super Bowl (o Super Tazón en español) de principio a fin incluyendo los shows del intermedio y la premiación. Tengo que admitir, que aunque no me gusta el fútbol Americano, hasta le hice barra a los Broncos, no porque sea un buen equipo–de eso no tengo la menor idea–sino porque me encanta el logo de los caballos y los colores del uniforme.

Como pocos hogares en este país, mi casa no sufre de una “hinchada delirante”. Mi esposo ve uno que otro partido durante la temporada y juega una liga de apuestas con sus amigos, pero no es el típico gringo que venera a su equipo religiosamente como si fuera el Divino Niño del 20 de Julio. Seguir leyendo “La Súper Totuma”