¡Qué Viaje!

IMG_0209Mis perritos Rusty y Sasha tuvieron “el viaje de su vida” el jueves pasado. Debido a que los perros se estresan mucho durante las limpiezas de los dientes es necesario anestesiarlos, y la verdad yo no los culpo. Cuando yo voy al dentista, siempre pido el gas relajante—o gas de la risa que llaman en Estados Unidos—porque de lo contrario ¡yo también mordería a la higienista! Sigue leyendo “¡Qué Viaje!”

Respirar Profundo

Mi Vida Gringa Respirar ProfundoVer a mi hijo reír, me hace reír. Ver a mi hijo dormir, me tranquiliza. Pero verlo respirar cuando está en plena batalla con su asma, hace que mi propia tráquea se constriña elevando mi ansiedad a un punto imposible de soportar. Durante las pasadas dos semanas, le he rogado a mi hijo que no grite ni corra, lo cual me hace sentir como una idiota pues es como pedirle a un ave que deje de volar.

Este ataque de asma, el peor de su corta vida, le nubló el cumpleaños y lo ha mantenido rehén—al igual que a mí–en la casa por varios días. Aunque ha estado de mal humor y muy agitado debido al efecto de los broncodilatadores, por primera vez le agradecí a Dios por su terquedad, pues a pesar de sentirse tan mal, no dio su brazo a torcer. Sigue leyendo “Respirar Profundo”

Una Vida Llena de Regalos

Xiomara Spadafora A Lifetime of Presents.jpgLa semana pasada estuvo llena de celebraciones. Primero, mi Mamá llegó de Colombia a consentirnos y alegrarnos la vida por un mes. Cuando entró a la casa, mis perros se enloquecieron y me pareció escuchar a Rusty decir entre dientes, “¡Gracias a Dios volvió Nana!”, a lo que Sasha añadió, “¡Ya estaba harta de la comida de perros y las caminatas tarde!

El segundo motivo fue el cumpleaños número cinco de mi hijo. Una vez más sentí la dulce nostalgia al recordar la primera vez que nos miramos, luego del ayuno más largo de mi vida–lo único que me daban era hielo picado–y veintinueve horas de trabajo de parto. Sigue leyendo “Una Vida Llena de Regalos”

Un Trabajo de Otro Mundo

Xiomara Spadafora From Another World 1

El viernes pasado mi esposo, mi hijo y yo fuimos al Kennedy Space Center para aprovechar el último día de la semana de receso de Primavera. Aunque no nos gustan los parques temáticos de la Florida–mi paciencia para las filas es muy limitada–queríamos darle a nuestro pequeño la oportunidad de acercarse al cosmos, lo cual para él, es el hogar de los Transformers. Sigue leyendo “Un Trabajo de Otro Mundo”