Justicia Ciega

Prison

El 4 de diciembre de 2016, un lobo llamado Rafael Uribe Noguera entró al Bosque Calderón de Bogotá y le lanzó el zarpazo a una niña de siete años con el propósito de secuestrarla, torturarla, violarla y asesinarla, convencido de que los abolengos de su familia adinerada lo mantendrían inmune al poder de la ley.

Sin embargo, Colombia despertó de la indiferencia generalizada ante los horrores de la violencia y se volcó a las calles y a las redes sociales para exigir, con un grito unísono, justicia para Yuliana Samboní.

La reacción de mis compatriotas ante el caso de esta víctima inocente me enorgullece. Los colombianos, aunque vivimos tiempos de guerra, jamás perdimos la humanidad y sentimos el dolor desgarrador de un humilde obrero de construcción y una ama de casa en estado de embarazo, como si fuera en carne propia.

Colombia ha nadado en sangre y terror por más de 50 años, y la falta de credibilidad en las entidades gubernamentales ha contribuido al escepticismo de su población en la justicia. El pueblo ha sido testigo, una y mil veces, de la aplicación del dicho “El que tiene plata marranea”.

¿Cuántas veces los ricos han logrado revolcarse en la impunidad a pesar de tener las pezuñas untadas de corrupción y sangre?

No obstante, hay otro dicho cargado de sabiduría popular que dice “A todo marrano le llega su Nochebuena” y éste le cae a la perfección a la familia Uribe Noguera; una dinastía de seres indolentes, incapaces de sentir remordimiento ante las atrocidades cometidas por uno de sus miembros.

Nacidos en cuna de oro, pensaron que sus diplomas de derecho y alta sociedad los ayudaría a borrar las huellas de su complicidad en el aberrante crimen. Pero por el contrario, han tenido que enfrentarse al repudio de los ciudadanos de todo un país, a la vergüenza de perder la visa de Estados Unidos y a la cruda posibilidad de pasar, así sea breve, tiempo en una cárcel.

Aunque el autor intelectual y material del abominable hecho merece todo el peso de la justicia, los crímenes que los hermanos Francisco y Catalina al parecer cometieron–profanación y manipulación del cuerpo de la pequeña inerte para enredar los hilos de la investigación forense y el intento de incapacitar al asesino por medio de una forzada sobredosis de cocaína–son tan o más aberrantes que los del propio predador.

Por ésta razón, la Fiscalía tiene a este par de joyas entre ceja y ceja. Los funcionarios del ente acusador han trabajado incansablemente para reunir las pruebas y adelantar el proceso sin quitarse la venda de la justicia para guiñarle el ojo al mejor postor. Este caso me ha devuelto la confianza y la esperanza en la justicia de Colombia.

El liderazgo del Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez–quien reemplazó el cabo suelto que no dictó la medida de aseguramiento la semana pasada–les mandó un mensaje muy claro a estos hampones de cuello blanco y los funcionarios sin conciencia que le vendieron el alma al diablo: si se atreven a entorpecer la investigación, tendrán que rendirle cuentas no solo a la Fiscalía sino a Dios.

Aunque el Lobo recibirá su sentencia la próxima semana cerrando el libro de sus fechorías, Juvencio y Nelly Samboní tendrán que resignarse a vivir con un cuento en blanco, imaginando las páginas de la vida de su pequeña hija. Tal vez el ver a los verdugos tras las rejas les brinde un poco de paz y consuelo. Descanso y justicia para Yuliana Samboní.

Gracias por leer y compartir.

Xiomara Spadafora

Esta columna fue patrocinada por Zellner Insurance Agency. Muchas cosas en la vida no tienen seguro. Para todo lo demás, llame a Zellner (888) 208-8119

 

4 comentarios en “Justicia Ciega

  1. Anónimo

    Está es tal vez la historia más triste y el crimen más atroz desde hace muchos años en Colombia. Que Dios les de paz y consuelo a los padres de La Niña e ilumine a los jueces y pronto sentencien a los criminales. Gracias por escribir esta columna, arruga los corazones.

    Le gusta a 1 persona

  2. Juan

    Aunque sea esta una historia demasiado triste y estremecedora, me parece que es la mejor que ha escrito.
    Muy buen trabajo.
    Felicitaciones.
    Ojalá la justicia se haga presente con este tipo tan repugnante.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s