El Calor Humano Salva Vidas

pexels-photo-697243.jpeg

Desde mi llegada a Estados Unidos hace 13 años, siempre he dicho que los gringos están locos, en tono de chiste. Sin embargo, debido a que la salud mental es el tema número uno de conversación a nivel nacional, reflexioné sobre experiencias personales y llegué a la conclusión de que la “locura” de los gringos va más allá de ser solo un problema de salud pública.

El estigma asociado con los trastornos mentales ha dificultado la búsqueda de soluciones. Podría decirse que las enfermedades mentales son la lepra de nuestra era y como en el pasado, las estructuras sociales mantienen a los afligidos escondidos. Como dice el dicho, “Ojos que no ven, corazón que no siente”.

Los centros de control y prevención de enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) afirman que existen más de 200 diagnósticos agrupados bajo el término de salud mental.

Sin embargo, los más comunes son los trastornos de ansiedad y depresión, comportamiento y personalidad, alimentación, estrés postraumático, déficit de atención, bipolaridad, obsesivo-compulsivo, esquizofrenia, espectro del autismo y prevención del suicidio.

De acuerdo con las cifras más recientes de 2016, se estima que 1 de cada 5 estadounidenses (43.4 millones) mayores de 18 años serán diagnosticados con un desorden mental anualmente.

Así mismo, se estima que 1 de cada 25 adultos (9.8 millones) son diagnosticados con las definidas Enfermedades Mentales Serias–esquizofrenia, bipolaridad o depresión severa–las cuales discapacitan físicamente e impiden o limitan las actividades de la vida diaria.

Estos pacientes en particular tienen un mayor riesgo de padecer enfermedad cardiovascular, cerebrovascular y cáncer, lo cual produce que en promedio, mueran 25 años antes que el resto de la población.

No obstante, las estadísticas más alarmantes son en referencia al grupo de adolescentes y jóvenes. Primero, la mitad de las personas que padecen alguno de estos trastornos mentales presentan los primeros síntomas antes de cumplir 14 años. Y segundo, el suicidio fue la segunda causa de muerte de individuos en edades entre 15 y 34 años.

Ahora, entre los factores que contribuyen al riesgo de padecer una de estas condiciones se encuentran: desbalance químico cerebral, trauma o abuso infantil, aflicción de enfermedades crónicas como cáncer o diabetes, abuso de drogas, aislamiento y falta de amigos.

Los dos últimos son los que más me llaman la atención y en mi opinión, no solo contribuyen al problema de salud mental en Estados Unidos, sino también son producto de una gran diferencia cultural.

“Pagar a la americana”, es un dicho popular utilizado para indicar que cada miembro de un grupo paga lo suyo cuando sale a cenar o a una fiesta. Aunque suene simple, este dicho revela el carácter individualista de la sociedad estadounidense.

Que quede claro, no estoy diciendo que en Estados Unidos no se pueda hacer amigos porque no acostumbran a invitar. De ninguna manera. Pero, la realidad es que los gringos por lo general piensan en ellos mismos y en su comodidad antes que en los demás. Por esta razón, hasta la vida social la manejan con una agenda. No pueden tomarse un café sin hacer cita previa.

Y si esto es con los amigos, dentro de las familias no existe mucha diferencia. La mayoría de las reuniones son para fechas especiales, y si alguien visita de lejos, el tiempo de estadía no supera dos noches como si fuera un paquete especial de turismo con restricciones.

Muchos estadounidenses, sobre todo adultos mayores, viven en soledad. Más de una vez me ha ocurrido que completos extraños empiezan a hablar más que un perdido y me cuentan detalles íntimos de su vida en una fila de mercado.

Probablemente en nuestro país vivimos metidos en la vida ajena más de la cuenta. Pero sea como sea, considero que el calor humano de los colombianos es la mejor cura para evitar trastornos mentales como la depresión y la ansiedad.

El reto de la vida es difícil y lo es mucho más sin contar con una verdadera amistad. La catarsis que se alcanza cuando un amigo nos escucha sin juzgar, nos ayuda a reconocer la propia humanidad en los ojos de nuestro semejante y así mantener un equilibrio mental. El contacto humano es, sin duda, lo que nos hace mejores humanos.

Gracias por leer y compartir.

Xiomara Spadafora

Esta columna fue patrocinada por Zellner Insurance Agency. Muchas cosas en la vida no tienen seguro. Para todo lo demás, llama a Zellner (888) 208-8119

4 comentarios en “El Calor Humano Salva Vidas

  1. Anónimo

    La sociedad estadounidense es autosuficiente y por eso son unipersonales aunque en catastrofes si se unen. Pero el amor de la familia parece ser de nuestros paises. Bonita columna aunque escalofriantes las estadisticas.

    Le gusta a 1 persona

  2. Anónimo

    Excelente análisis, totalmente de acuerdo con este tema sobre casi la vida social de los americanos, de verdad k si son muy solitarios, pero ante una catástrofe son muy solidarios. ..comparto mucho este análisis, X k hace como 32 años vivo en EEUU

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s