Corazones Rotos

broken-cry-crying-14303.jpg

La semana pasada fue una feliz. Cumplí años y recibí besos, abrazos, regalos, llamadas y mensajes de las personas más importantes en mi vida. Pero en el mundo de las celebridades fue una semana muy triste. Kate Spade, diseñadora newyorquina, y Anthony Bourdain, afamado chef y presentador de televisión, se suicidaron el martes 5 y el jueves 8 de junio, respectivamente.

Cuando leí la noticia de Bourdain me quedé pensando sobre el tema y recordé que en lo que va corrido de este año, he conocido dos casos más–amigos de amigos–que acabaron con sus vidas. El más reciente fue hace dos meses, una mujer de 40 años quien vivía en mi comunidad, casada y madre de una niña de nueve años.

Según el último reporte del CDC (Centros de Control y Prevención de Enfermedades) publicado el 8 de Junio, en Estados Unidos la tasa de suicidio aumentó 30% desde 1999 en la mitad de los estados de la unión. Solo en 2016 se reportaron 45.000 suicidios y el grupo de edad con mayor incremento fueron adultos entre 45 y 64 años.

Adicionalmente y teniendo en cuenta la relevancia que la epidemia de enfermedades mentales ha tomado recientemente en este país, el dato más alarmante del informe del CDC es que el 54% de las víctimas no habían sido diagnosticadas con ningún trastorno mental.

Luego de leer lo anterior, me puse en la tarea de buscar las estadísticas del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses. Según los datos consolidados en la publicación Forensis 2017 Datos Para La Vida, el suicido fue la cuarta causa de muerte violenta en Colombia con una tasa al alza de1 11.30% En 2016 se reportaron 2.310 casos y 2.571 en 2017.

No obstante, lo que más me llamó la atención de las cifras fue que en comparación con Estados Unidos, el segmento de la población que más afecta en Colombia son los jóvenes entre 20 a 30 años de edad (44.73%).

Geográficamente, basado en la totalidad de las víctimas, las primeras cinco regiones son las siguientes: Antioquia (401 casos), Bogotá Distrito Capital (347), Boyacá (283), Valle del Cauca (244) y Santander (140). Sin embargo, los cinco departamentos con casos de suicidio por cada 100.000 habitantes fueron: Arauca, Vaupés, Quindío, Norte de Santander y Putumayo.

Lo anterior demuestra que el suicidio no solo se presenta en los departamentos con grandes concentraciones urbanas, sino también en el campo. En este punto Colombia y Estados Unidos coinciden. De hecho, las tasas más altas de suicidio dentro de la población estadounidense se encuentran en las poblaciones rurales.

Ahora, hay que mantener las proporciones muy presentes. Mientras en Colombia la tasa de suicidios por cada 100.000 habitantes fue 5.72% en Estados Unidos registró 13%.

En el país norteamericano, la salud mental, adicción a las drogas de prescripción y problemas socio-económicos derivados de la recesión de 2007 y 2008, son las causas prevalentes que dispararon los números del suicidio.

En Colombia, las estadísticas del informe de Medicina Legal señalan la enfermedad física o mental (29.14%), conflictos de pareja (26%) y rupturas sentimentales (14.87%) como las tres causas principales. También resalta el acoso o matoneo como la principal causa en el segmento de los niños y adolescentes.

En los enlaces de las páginas de prevención de suicidio del gobierno estadounidense encontré el testimonio de una joven que batalló con anorexia y depresión por muchos años y cuenta que en el peor momento de su enfermedad mental su terapista la enfrentó y le preguntó ¿Quieres vivir o quieres morir?

La semana pasada los expertos entrevistados en varios noticieros coincidieron en que, cuando una persona tiene el corazón roto y se embarca en una ruta de autodestrucción, además de proveer ayuda sicológica las personas más cercanas deben intervenir haciéndoles esa crucial pregunta, porque aunque muchos suicidios son planeados en detalle, también otros ocurren en el fervor de un momento de desesperación.

Gracias por leer y compartir.

Xiomara Spadafora

Lea la publicación completa del Forensis 2017 Datos Para La Vida

Esta columna fue patrocinada por Zellner Insurance Agency. Muchas cosas en la vida no tienen seguro. Para todo lo demás, llame a Zellner (888) 208-8119

 

Un comentario en “Corazones Rotos

  1. Anónimo

    Esta es una realidad que no podemos esconder o disfrazar. Que Dios ilumine a esos corazones que esten a punto de romperse y los ayude a reparar esos hilos confundidos para que pidan o acepten ayuda antes de que sea tarde. Gracias por compartir este tema. Feliz dia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s