Reciclador de Sueños

Xiomara Spadafora Reciclador de Sueños

Llevo más de dos años comprándole juguetes Lego a mi hijo sin importar si eran o no apropiados para su edad. En secreto, los he comprado para mí, pues cuando era niña nunca tuve la oportunidad de jugarlos. Sin embargo, desde hace dos semanas, mi hijo finalmente se enamoró de ellos y pasa horas enteras construyendo naves y estaciones espaciales.

Aunque la mayoría del tiempo juega bien, algunas veces se desespera y los deja a un lado. Entonces, le recuerdo lo afortunado que es ya que millones de niños en el mundo tienen que jugar con lo que encuentran en la basura. Esta es la historia del adolescente boliviano Esteban Quispe, el genio que construyó una réplica de Wall-E, el tierno robot de la película de Disney, con componentes reciclados de los basureros de su ciudad. Sigue leyendo “Reciclador de Sueños”

Re-hab: Vacaciones de Moda

Xiomara Spadafora Rehab Cool Vacation

El sábado pasado mi esposo y yo salimos a cenar con una pareja de amigos—la primera vez en más de un mes—y cuando entramos al restaurante nos sentimos como un par de presos que ven la luz por primera vez al finalizar su sentencia. Nos actualizamos en las historias de nuestros hijos y de las amistades en común.

Ahí nos enteramos que la hija de unos conocidos estaba recluida, desde hace un mes, en una clínica de rehabilitación por abuso de drogas de prescripción que la llevó a un intento de suicidio por sobredosis. Tiene diecisiete años. Sigue leyendo “Re-hab: Vacaciones de Moda”

¡Tiburón!

Xiomara Spadafora Tiburon

Empezó el verano y con éste mi martirio para mantener a mi hijo entretenido durante las semanas que no tiene vacaciones recreativas. En el pasado, solía sentirme culpable por permitirle mirar mucha televisión o iPad, pero ya se me pasó; iPad es la mejor y más barata niñera del mercado y lo mejor, ¡nunca pide que le suban el sueldo!

Hablando en serio, el verano me llena de nostalgia y hace que extrañe mi país más que nunca. Me entristece ver a mi hijo pegado a una pantalla o jugando solo en lugar de estar jugando con sus primitos y sus tíos durante las vacaciones como lo hacía en mi infancia. Cada vez que vamos a nadar, mi hijo tiene que hacer nuevos amigos y aunque casi siempre la pasa bien, no falta la mosca en la leche. Sigue leyendo “¡Tiburón!”

Asesina de Peces

Xiomara Spadafora Asesina de Peces

El miércoles pasado caí redonda en la trampa de mi hijo y le compré tres peces—a los que llamó Steve, David y Roberto—y un caracol—al que llamó Spady. Llevaba rogándome por lo menos dos meses por un acuario, pero la idea de tener otro ser vivo bajo mi responsabilidad me llenaba de dudas. Al final, los ojazos coquetos de mi hijo—tal como los de su padre—me dispararon una flecha en el talón de Aquiles y terminé aceptando.

Después de pagar cuarenta y cinco dólares—y eso que fue una ganga porque la tienda estaba con el 50% de descuento—salimos de la tienda de mascotas con un carrito de mercado cargado de todo, menos de peces. Sigue leyendo “Asesina de Peces”

¡Qué Viaje!

IMG_0209Mis perritos Rusty y Sasha tuvieron “el viaje de su vida” el jueves pasado. Debido a que los perros se estresan mucho durante las limpiezas de los dientes es necesario anestesiarlos, y la verdad yo no los culpo. Cuando yo voy al dentista, siempre pido el gas relajante—o gas de la risa que llaman en Estados Unidos—porque de lo contrario ¡yo también mordería a la higienista! Sigue leyendo “¡Qué Viaje!”

Respirar Profundo

Mi Vida Gringa Respirar ProfundoVer a mi hijo reír, me hace reír. Ver a mi hijo dormir, me tranquiliza. Pero verlo respirar cuando está en plena batalla con su asma, hace que mi propia tráquea se constriña elevando mi ansiedad a un punto imposible de soportar. Durante las pasadas dos semanas, le he rogado a mi hijo que no grite ni corra, lo cual me hace sentir como una idiota pues es como pedirle a un ave que deje de volar.

Este ataque de asma, el peor de su corta vida, le nubló el cumpleaños y lo ha mantenido rehén—al igual que a mí–en la casa por varios días. Aunque ha estado de mal humor y muy agitado debido al efecto de los broncodilatadores, por primera vez le agradecí a Dios por su terquedad, pues a pesar de sentirse tan mal, no dio su brazo a torcer. Sigue leyendo “Respirar Profundo”

Un Trabajo de Otro Mundo

Xiomara Spadafora From Another World 1

El viernes pasado mi esposo, mi hijo y yo fuimos al Kennedy Space Center para aprovechar el último día de la semana de receso de Primavera. Aunque no nos gustan los parques temáticos de la Florida–mi paciencia para las filas es muy limitada–queríamos darle a nuestro pequeño la oportunidad de acercarse al cosmos, lo cual para él, es el hogar de los Transformers. Sigue leyendo “Un Trabajo de Otro Mundo”

La Villana de Lego

Xiomara Spadafora Punishment Toys (1)

El miércoles pasado le compré a mi hijo un Lego Transformer Optimus Prime como anticipo de su próximo cumpleaños en abril. Nos sentamos en la sala y lo armamos, pero como siempre, la alegría de mi hijo se convirtió en frustración cuando el bendito muñeco se le desbarató en las manos.

Una vez más ignoré el aviso de la caja que decía: Edad 6 a 12 años. Podía escuchar la voz de mi marido diciéndome, “Esto es para niños más grandes. ¿No leíste la caja?”. En medio del llanto, le prometí arreglar el muñeco mientras él iba con su Papá a la clase de taekwondo. Sigue leyendo “La Villana de Lego”

Mundo Salvaje

ZootopiaEl domingo pasado fuimos a ver la nueva película de Disney, Zootrópolis. Cuando empezó, creí que iba a poder verla sin llorar como una Magdalena, pero empezó la canción de Shakira, Try Everything (Inténtalo Todo la traducción en español) mostrando la cara de la protagonista sonriendo y con el corazón lleno de esperanza. Sigue leyendo “Mundo Salvaje”

Mamá Hincha

XiomaraSpadaforaGeniusMom

Nunca he sido una persona dedicada al deporte, ni siquiera cuando era niña. No solo porque no me gustaba, sino porque además, en los años ochenta mi país no patrocinaba ningún otro deporte que no fuera el fútbol masculino.

Por otro lado, mi Mamá tenía que trabajar tiempo completo para mantenernos, así que no contaba con el tiempo ni con el dinero para matricularme en actividades extra curriculares. Entonces, el ejercicio que hacía era jugando con mis vecinitos a las escondidas o guerras de agua en la calle, cuando llegaba de estudiar. Sigue leyendo “Mamá Hincha”